Consejos para desterrar la amenaza como método educativo

  1. -Cuestionarse siempre todo lo que tenga que ver con educar.
  2. -No seguir las tradiciones únicamente porque son costumbres.
  3. -Vigilar lo que les decimos a los niños y cómo se lo decimos.
  4. -Empatizar con ellos, ver el mundo a través de sus ojos.
  5. -Recordar el niño que fuimos y los miedos e ilusiones que teníamos.
  6. -Poner conciencia en cada paso que damos al educar.
  7. -Respetar a los niños. Sin matices. Esto no significa no educar. Significa educar respetando que son seres humanos que no merecen ser mal tratados.
  8. -Recordar que nadie merece más respeto que nuestros propios hijos que nos aman de forma incondicional.
  9. -Tener siempre presente que para su formación nosotros somos su espejo. Todo lo que aprendan, lo harán de nosotros.
  10. -Todo importa, los gestos, las palabras. Hay que cuidarlo.
  11. -Educar es una tarea a largo plazo, la más compleja y delicada que existe, no hay que conformarse con resultados instantáneos.
  12. -Preguntarse si queremos hijos que sean adultos independientes y con criterio propio deberemos educarlos sin amenazas, que aprendan cómo se debe ser pero no de esa manera ya que ésa fórmula es la que entrena en seres sumisos no con criterio.
  13. -Recordar que todo lo que merece la pena requiere paciencia, esfuerzo y una mirada a largo plazo.
  14. -Tener conciencia. Conciencia constante para no repetir modelos obsoletos que nos alejan del objetivo de educar niños que serán adultos sanos.
  15. -El «siempre se ha hecho así y no nos hemos criado con traumas» no es real. El pasado sirve para aprender de él no para guiarnos mecánicamente.
  16. -Por supuesto no caer en el simplismo de pensar que cualquier cosa que les digamos les va a crear un trauma pero sí ser consciente de la influencia que sobre ellos ejercemos día a día.
  17. -Si no queremos que nuestros hijos aprendan a mentir no podemos mentirles inventándonos unos jueces todopoderosos, que vigilan atentamente todo el año para decidir si al final son dignos o no, de regalos. No es un gran ejemplo de honestidad.
  18. – No es ético hacer de la ilusión una herramienta de manipulación.

També et pot interessar...

Comments are closed.