El día que Ferran desapareció

El día que Nil fue a casa a Ferran a buscarlo para salir a jugar un rato, no entendió por qué nadie le abría la puerta. Tampoco entendió por qué Ferran no se presentó más tarde en la pista de baloncesto tal como habían quedado, ni por qué no se conectó a la consola aquella que le habían traído los Reyes, y con la que solían jugar cada tarde desde su casa.

Nil no entendía qué podía haber pasado para que su amigo actuara así, pero lo que de verdad no entendió, fue lo que le dijo su madre a primera hora de la mañana: “Ferran ha tenido un accidente y ha muerto”, dijo llorosa. Y aquello sí que Nil no lo comprendió. No podía entenderlo de ninguna forma.

En este cuento, la autora trata un tema tan delicado como es la muerte y el duelo a través de un niño que ha perdido de repente a su mejor amigo. ¿Cómo vivirá Nil el proceso de aceptación de la muerte de su mejor amigo?

Texto: Mireia Vidal.
Ilustraciones: David Carretero

  El día que Ferran desapareció

També et pot interessar...

Comments are closed.