Martina no quiere hacer los deberes

Si bien un exceso de deberes es contraproducente para los niños, una carga de tareas dosificada permite a los niños reforzar sus conocimientos y potenciar valores como el esfuerzo y la responsabilidad.

En este cuento Martina aprenderá una valiosa lección, y es que si hace los deberes en primer lugar, luego se le abre un gran abanico de opciones para jugar y divertirse con sus amigos