Martina era una niña que no despertaba demasiado interés entre la gente que la rodeaba, ni los compañeros de clase ni incluso sus vecinos o los tenderos de los comercios donde iba a comprar con sus padres. Es más, la veían como una niña bastante…